¿Es importante el color en la habitación de tus hijos?

Para quienes le restan importancia a los colores, basta con decirles que la Psicología del Color es toda una disciplina científica. Durante la presente publicación, nos referiremos a este importante tema enfocándonos en los niños.

 

 

La importancia del color en habitación de niños, se ve reflejada en la necesidad de decorar este espacio, logrando que se conjuguen todos los elementos que influyen en su desarrollo, pero de manera divertida.

El ambiente ideal, deberá estar constituido por colores brillantes, combinados con objetos móviles de diferentes tonalidades, pero sin llegar a la exageración y/o extravagancia.

Algunas consideraciones previas fundamentales

Cuando el niño se encuentra en edad escolar, seguramente querrá decidir sobre algunos aspectos de su espacio, mismos que deberán ser respetados, siempre y cuando no le afecten en su muy necesario descanso y en sus estudios. Recuerda que siempre hay límites y no podemos cumplir caprichos pero sí apoyar como podamos su decisiones.

Otro factor a  considerar al escoger colores fuertes combinados, es adquirir muebles blancos, de colores muy claros o en madera natural.

 

 

Ahora, en caso de decidirse por un solo color, es posible jugar con la misma gama, que vaya desde el más fuerte hasta el más suave. Si optamos por el púrpura, por ejemplo, este se podría ir desvaneciendo gradualmente hasta llegar a sectores de la habitación que sean rosados. No se trata, en este caso, de combinación sino más bien de una gama-degradación de un único color.

 

 

Tal y como lo anotábamos desde un principio, los colores influyen en el ámbito psicológico de las personas y los niños no son la excepción, por supuesto. Así, por ejemplo, el rojo y el amarillo intenso generan excitación, el azul, verde y el púrpura suave por ejemplo, generan tranquilidad según algunas encuestas. El blanco siempre será bienvenido para cualquier pared, mueble o artículo decorativo ya que nos brinda una sensación de paz y luz dentro de cualquier espacio, además de combinar con cualquier color.

 

 

Cuando su hijo o hija es aún bebé, es mejor decorar su habitación con colores suaves, a fin de evitar que haya confusiones en sus habilidades sensoriales y que de paso, se sienta abrumado. Una vez más la opción ideal es el blanco o los tonos suaves de color. Evitar por ejemplo, del rojo brillante y del anaranjado intenso que resultan inquietantes para los niños (tanto bebés, como algo mayorcitos).

Lo mejor es pintar las paredes de la habitación con tonos pastel hacer énfasis, en la colcha para la cama, los cojines, los juguetes, las lámparas y otros objetos decorativos.

 

 

A propósito de los tonos pastel en las paredes y techo, hay que tomar en cuenta que, para evitar la monotonía visual, sería conveniente acondicionar unas cenefas o líneas pintadas con variados motivos, como flores, aves, rayas horizontales o verticales etc.

 

 

Otras consideraciones sobre la importancia del color en habitación de niños

 

Según algunos tipos de Medicinas Alternativas y otras disciplinas como el Feng Shui, ciertos colores tienen poderes curativos sobre ciertas enfermedades.   

Es tanta la importancia del color en habitación de niños, que se conoce de casos de chicos con ictericia, que se han recuperado durmiendo en habitaciones de colores azules... ¿Será?

 

 

Como sea, la idea es decorar el espacio de tus hijos como a ti más teguste, donde ellos se sientan cómodos y orgullosos de sus espacio y de igual forma que puedan sentir paz y tranquilidad. Toma en cuenta sus opiniones sin que afecte sus estudios o descanso y utiliza colores en tonos claros.

 

 

Recuerda que muebles y objetos decorativos en blanco o madera son ideales.

¿A ti qué color te gusta más para el cuarto de tu bebé o de tus hijos?


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados